El planeta nos ha pedido un descanso. Nos ha dado una segunda oportunidad de empezar de nuevo. ¿La vamos a malgastar?

Volvamos ,pero más fuertes, más amables, más humanos, más espirituales y sobre todo más presentes. Volvamos siendo las personas que siempre hemos deseado ser.

Se lo debemos al planeta.

Tomemos este tiempo para convertirnos en esa persona, la que tenemos en nuestro interior y no la vemos.

Ora mucho, pon tu vida en manos de Dios …

Mientras tanto pregúntate, qué estás haciendo TÚ para volver como mejor persona?

“NO DEJES QUE TU CORAZÓN DESESPERE.DIOS OBRA CON PERFECCIÓN Y CON EL TIEMPO JUSTO PARA TI. DEJA EN SUS MANOS LO QUE TE PREOCUPA, ÉL JAMÁS VA A FALLARTE”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *