El despertar de conciencia no llega a ti de un día para otro, no te despiertas porque sí siendo más consciente de tu espiritualidad.

Es más un camino por el cual transitar hacia tu interior, te permite descubrir quién eres, que te gusta, que eres en esencia.

Y sí, normalmente para empezar a transitar por este camino, es necesaria una crisis, una etapa en donde te revuelvas, te confrontes contigo mismo, te pierdas, muchas veces acompañado de tristezas profundas, de depresión, de crisis en donde sientes que nada sirve y nada tiene sentido y termines cuestionando tu existencia ¿para qué vivo? ¿Para qué nací?
Y ahí, en el lugar más oscuro, «menos humano», algo o alguien te jala ¿quién? No sé decírtelo, cada ser humano experimenta un despertar diferente. Sin embargo si puedo decirte que esa oscuridad es lo mejor que te puede pasar, ya que de esa oscuridad emerge la luz, tu luz, tu propia luz.

Cada tormenta viene acompañada de su propio amanecer, y después de la tormenta el amanecer es más brillante, lo aprecias y valoras más.
Así fue mi despertar, después de una gran tormenta acompañada de su respectiva depresión y tristeza profunda, en donde no entendía el porqué de mi existencia, empecé a transitar por este hermoso camino, lleno de altos y bajos EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA.
Si estás leyendo esto, es porque también has decidido despertar, porque algo pasó en ti que no te permite ver el mundo de la misma manera. Bienvenid@ no es un camino fácil, pero transitarlo te dejará grandes recompensas.

Gracias, gracias, gracias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *