Dios omnipotente, concédenos el auxilio de tus Arcángeles y demás

espíritus celestiales a fin de que por ellos seamos preservados de todo mal.

Arcángel san Miguel, arcángel san Gabriel, arcángel san Rafael, grandes,

nobles y poderosos espíritus celestiales, haced brillar sobre mí el sol del

amor de Dios. Vosotros, mis tres amados Arcángeles, que desde vuestra

creación adoráis, contempláis, gozáis y tenéis el privilegio de estar cara

a Cara con el Maestro soberano del Universo, fuente de todo amor y de

inmensa bondad, inspiradme en todo momento y situación palabras justas

e impregnar mis acciones de caridad y amor. Glorioso arcángel san Miguel,

vencedor poderoso de los espíritus rebeldes asistente celestial en todas las

necesidades y peligros, que el poder de tu brazo me cuide y defienda.

Glorioso arcángel san Gabriel, luz bendita del cosmos héroe de Dios, mensajero

celestial por excelencia, santo patrono de las comunicaciones, pongo mi confianza

en ti para que rápidamente lleves mi pedido hacia el Padre bien amado. Arcángel

san Rafael , saeta amorosa de Dios, ángel del amor y del dolor, sana y libera de todo

mal mi cuerpo y alma que tu benevolencia y sabiduría me den fuerza. Vosotros, mis

tres amados arcángeles acudid a mí, venid a mí y dadme vuestra valiosísima ayuda.

Limpiad, despejad y abrid todos mis caminos dirigidme para que no tropiece en los

obstáculos, quitad las piedras e impedimentos para que consiga vivir plenamente,

reflejad en mi alma un poco de la Luz Divina, principalmente cuando las dudas, las

pruebas, y las dificultades de cualquier tipo me asalten, cuando las necesidades y los

problemas me aflijan. Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael que brilláis en el

maravilloso Cielo alumbradme, guardadme, cuidadme, protegedme de todo lo que

me cause daño e inquietud, alejad la enfermedad, los peligros, males y enemigos,

haced que prospere en el trabajo y en mi economía, bendecid mi vida amorosa para

que consiga tener a mi lado a la persona que me ame de verdad y para siempre, haced

que la buena suerte y la fortuna me sonrían, que la dicha y la felicidad me acompañen

en todo momento. Santos Arcángeles a quien el Señor me ha confiado interceded por

mi cerca del Trono del Eterno para que reciba su Misericordia y Bondad en: (pedir lo que

se desea conseguir). Ayudadme en mis infortunios, libradme de todo poder del maligno

y concededme la gracia de amar cada día más a mi Dios y Señor por medio de María

guardadme en la presente vida mortal, y después conducidme a la gloria eterna de los cielos.

San Miguel, san Gabriel, san Rafael, ¡Dios os bendiga!, os doy las gracias por acudir a mí en

este momento, por ayudarme a transitar por los caminos desconocidos, por darme vuestro

auxilio y protección. Así sea. + Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. La oración y los

rezos se hacen durante tres días seguidos.

Principio del formulario

Final del formulario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *