1) ¡No reacciones! Te hagan lo que te hagan, te digan lo que te digan, te adulen o te agredan, solamente deja fluir y no reacciones.

2) Practica el desapego en todas sus formas: todo es temporal, momentáneo. No puedes controlar la desaparición, muerte o extinción de personas u objetos. Aceptar este hecho te quita un gran peso de encima.

3) Viaja liviano de equipaje: no te impongas mochilas en la espalda, ni cargues con demasiados lastres. Solo acepta llevar lo indispensable en este viaje que se llama vida.

4) Otorga el Perdón a todos: No te envenenes el corazón con odios ni rencores. ¡Aprende a domar tus dragones! Quien se daña eres siempre tú mismo y mientras tanto, el mundo sigue girando y tú te enfermas.

5) Enamórate de la Vida: Ama todo lo que el Universo contiene, desde una pequeña oruga hasta un imponente árbol. Sé un apasionado de tu hoy, de tus mañanas, de tus tardes, de tus noches. ¡Ama la Vida!

6) Toma consciencia de tus actos. Cada paso que des, a cada momento, hazlo desde el Ser, desde la conciencia, no desde el pensamiento que siempre está condicionado por el ego.

7) Vuélvete «Presencia». Permanece en el Aquí y el Ahora. Enfoca tu vida en el momento presente como si no tuvieras pasado, ni memoria, como si no tuvieras futuro.
Recuerda que «Morirás». No lo recuerdes un día, ni una semana, ni una temporada. ¡Recuerda para siempre que morirás! Es inevitable, tu cuerpo físico morirá, así que no te aferres a nada.

9) Acepta no saber que pasará mañana: Vuélvete un nuevo SER cada día, renuévate como la vida misma. Quítale el polvo a tus pensamientos viejos y recíclalos. Invéntate de nuevo en cada amanecer. ¿Quién dijo que eres el mismo?

10) Que el Amor sea tu lema, tu estandarte y tu guía: Que sea el punto de partida y el de llegada. Pero que sea sobre todo, el camino. Vuélvete Amor, renunciando a las mentiras del ego, y abrazando tu alma.

12) Amígate con tu historia: Es la única forma de curar tus traumas. Es lo que ES. No seas terco tratando de modificar algo que ya ES como es.

13) Medita, ora, cuida tus espacios y tu entorno de soledad y de silencio.
¡Vacíate de ti y llénate del Dios del universo! Aprende a programarte cada noche para tener un día siguiente mágico.

14) Aún estás vivo: Aún hay tiempo para disfrutar de este maravilloso mundo, encontrar tu camino y la razón por la que estás aquí. No te quejes, no te lamentes, cae arrodillado dando gracias porque estás vivo.

15) No pienses: Detén esa mente que escudriña, analiza, revisa, y juzga todo. Esos constantes y repetitivos pensamientos, son más de lo mismo ¿Acaso no lo ves? Desde allí, desde esa lucha interior de tu mente, nada cambiará. Tus pensamientos solo te hacen ruido y entretienen, pero no resolverán ni crearán nada. Usa tu cerebro para cosas puntuales como tu trabajo y aquellas actividades que requieran pensar… El resto del tiempo solo » SÉ «.

16) Elige siempre la Salud: En tus alimentos, en tus pensamientos, en tus emociones, en tus relaciones, en tu mirada, en tus acciones, en tus palabras, en todo elige ser sano. Naciste sano, no elijas enfermarte.

17) Confía en el Dios del universo; ten FE, ama al dios que llevas dentro.

18) Emprende el mejor viaje que puedas realizar: Es el viaje de regreso a ti mismo. Ese viaje que es tu mejor aventura y es también tu conquista y tu legado.

19) Ayuda a los otros a encontrar su camino. No hay mejor regalo, no hay mejor Amor. El servicio es Alegría .

20) Sé feliz en todas las circunstancias de tu vida: Tú no eres las circunstancias. No te identifiques con tu historia. Regresa a la fuente de la felicidad que es tu Alma. Allí vive el Dios del universo en ti, sin olvidar que tú eres parte del todo.

21) Que tu vida sea un testimonio:
Un milagro, un canto de esperanza, un brillante granito de arena, una voz. AMOR.

2 Respuestas

  1. María Olivia dice:

    Me gustaron los 21, hay algunos que tendré que retomar y otros poner en práctica..Gracias, gracias, gracias…Lyz y bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *