Amado Dios, en este viernes, día de felicidad y amor, me despierto lleno de alegría a darte gracias por la dicha de vivir un nuevo amanecer, por la brisa de la mañana, por mi hogar, por la familia que me has dado, porque tenemos bienestar y porque sentimos tu presencia a cada instante en nuestra vida.

Amado Dios, por favor permite que este nuevo día esté lleno de felicidad para mi y para las personas que amo. Te pido por nuestra salud, por nuestras obligaciones y también por nuestros sueños.

Y si por algún motivo hubiese algo que nos preocupa o que nos angustia, te pido Padre celestial, que seas Tú obrando a nuestro favor y dando respuestas a nuestras preguntas.

Amado Dios, te amamos y sabemos que tus planes son perfectos. Bajo tu resguardo descansamos y con confianza esperamos, pues tu misericordia no conoce límites y sabemos que Tú responderás con caridad a todas nuestras suplicas.

 

Amén! Gracias,gracias,gracias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *