Un “Abrazo de Luz” es una acción que trasciende más lejos de un simple y casual saludo; cuando regalamos un Abrazo de Luz a otra persona, el efecto que produce es más profundo, que incluso, un abrazo físico no logra igualarlo ni superarlo.

Un abrazo es una reciprocidad de Energía entre dos personas, intercambio que debe inclinarse de modo benéfico para ambas personas.

Quiere decir, que no existe un real abrazo si sólo una persona brinda-regala Energía, y la otra, sólo la recibe.

Cuando dos personas se regalan un abrazo, al finalizarlo, las dos deberían sentirse con más Energía.

Si alguna de las dos personas que están sosteniendo el abrazo recibe Energía, pero no regala, lastimosamente, la otra persona quedaría literalmente “reseca”, raquítica espiritual y energéticamente hablando.

¿Notas cómo es de profundo y delicado este tema?

Mira, el término “Abrazo” procede del latín antiguo “amplexus”, que textualmente significaría “por ambos lados” el prefijo “Am”, y el prefijo “plexus” simbolizaría “entrelazado”.

En definitiva, sería así, “entrelazado por ambos lados”.

¿Esta definición te ha dado una idea de lo que es un abrazo?

Qué tal así, “Tú Energía y mi Energía entrelazados por ambos
lados” ¡Sorprendente!, ¿verdad?

Te regalo un Abrazo de Luz”, ¿deseas recibirlo?,

NAMASTÉ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *