Dirige tu esfuerzo a conocerte a ti mismo, a disciplinarte a ti

mismo, a sanarte a ti mismo. La vida es corta y muchas veces

la desperdicias, intentando cambiar o controlar a los demás,

cuando ni siquiera, puedes controlarte a ti mismo. Piensa hoy,

en una persona, que quisieras que cambiara, piensa, en toda la

energía que inviertes, en intentar cambiarla, y pregúntate, para

que quieres que cambie. ¿No seria mejor, invertir esa energía en

cambiar tu mismo?


Desde hace miles de años, ya los sabios de la India dijeron, que si

pretendes conocer todo el universo, nunca conocerás nada; pero si

pretendes conocerte a ti mismo, ¡CONOCERÁS TODO EL UNIVERSO!

 

AUTOR DESCONOCIDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *