No caminas solo. Los ángeles de Dios flotan cerca y por todos lados.

UN CURSO DE MILAGROS

Los ángeles son los máximos modelos. Todos los días aspiro a ser
como ellos. Su propósito es proteger, guiar y sobre todo amar.
Los ángeles también son sanadores divinos. Están aquí para traer los
rayos sanadores del cielo hasta nosotros. La sanación no tiene que llevarse a las icabo a nivel físico; puede ser a nivel emocional, psicológico o, mejor todavía,
planetario.
Los ángeles no nos pueden
ayudar, a menos que demos la bienvenida a su ayuda; sin embargo, deben dejarnos tener libre albedrío. El propósito del libre albedrío es permitir que
descubramos que existe apoyo para nosotros y luego decidir si queremos ser apoyados durante nuestro viaje. Todos tenemos una razón para estar en ese viaje y todos tenemos lecciones que atravesar. Los ángeles están con nosotros a cada paso del camino, así que ahora que ya lo sabes, encárgate de darles la bienvenida.
Eso sí, no esperes que retiren todas las dificultades de tu camino, puesto que necesitas aprender. Todos lo necesitamos, y una de las cosas que he encontrado en mi trabajo con ángeles es que no siempre pueden sacarnos mágicamente de una situación difícil. Muchos de nosotros creamos dificultades para nosotros mismos y los ángeles no pueden eliminarlas hasta que decidamos hacer un cambio. Pero si algo difícil está sucediendo en nuestra vida y necesitamos aprender de ello, nos van a guiar a través de esto.

Fuente Vibracion Universal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *