Pregúntate esto :

¿Vale la pena?

*Preocuparse.
*Inquietarse.
*Angustiarse.

Lo que ha de ser,
es inevitable y lo que ya sucedió, es irremediable.

Comprender esta verdad irrevocable y gestionar nuestras emociones,

constituye un avance muy significativo.

No es saludable estar ansiosos,
no es conveniente estar estresados ni tristes.

Nuestra paz y tranquilidad no tienen precio; y la tranquilidad y la paz solo llegan,

cuando aprendemos a aceptar, no desde la resignación y conformidad,

sino desde la comprensión y convicción de que todo

sucede por un motivo y una causa que aunque no se vea, no se toque y no se conozca,

siempre es para evolucionar.

Fuente: Camino de luz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *