Alguna vez, me escapé del miedo
por lo tanto el miedo me controlaba.
Hasta que aprendí a sostener al miedo como a un recién nacido.
Escucharlo, pero no ceder.
Honrarlo, pero no rendirle culto.
El miedo ya no me podía detener.
Yo caminaba con valentía hacia la tormenta.
Aún tengo miedo,
pero él no me tiene a mí.

Alguna vez, me avergoncé de quien yo era.
Invité a la vergüenza a mi corazón.
La dejé arder.
Me dijo, «sólo intento
proteger tu vulnerabilidad».
Agradecí a la vergüenza cariñosamente,
y me adentré en la vida de todas formas,
sin vergüenza, con la vergüenza como un amante.

Alguna vez, tenía una gran tristeza
enterrada profundamente.
La invité a salir y jugar.
Lloré océanos. Mis conductos lagrimales se secaron.
Y encontré alegría ahí mismo.
Justo en el centro de mi tristeza.
Fue el corazón roto el que me enseñó cómo amar.

Alguna vez, sentía ansiedad.
Una mente que no quería parar.
Pensamientos que no se callaban.
Así que dejé de intentar silenciarlos.
Y me salí de la mente,
hacia la Tierra.
Hacia el barro.
Donde fui sostenida con fuerza
como un árbol, inquebrantable, seguro.

Alguna vez, el enojo ardía en las profundidades.
Llamé al enojo hacia la luz de mí misma.
Sentí su poder impactante.
Dejé que mi corazón latiera y que mi sangre hirviera.
Lo escuché, por fin.
Y gritó, «¡Respétate a ti misma ferozmente ahora!».
«¡Dí tu verdad con pasión!».
«¡Dí no cuando quieres decir no!».
«¡Haz tu camino con valentía!».
«¡No dejes que nadie hable por ti!».
El enojo se convirtió en un amigo honesto.
Un guía verdadero.
Un niño salvaje y hermoso.

Alguna vez, la soledad me hirió profundamente.
Traté de distraerme e insensibilizarme.
Corrí hacia la gente y lugares y cosas.
Incluso fingí que era «feliz».
Pero pronto no pude correr más.
Y me tambaleé hacia el corazón de la soledad.
Y morí y renací
en una exquisita soledad y quietud.
Que me conectaron a todas las cosas.
Así que no me sentía sola, si no que estaba sola con Toda la Vida.
mi corazón Uno con todos los otros corazones.

Alguna vez, me escapé de los sentimientos difíciles.
Ahora, ellos son mis consejeros, confidentes, amigos,
y todos ellos tienen un hogar en mí,
y todos ellos pertenecen y tienen dignidad.
Soy sensible, suave, frágil,
mis brazos envueltos alrededor de mi niña interior.
Y en mi sensibilidad, poder.
En mi fragilidad, una Presencia inquebrantable.

En la profundidad de mis heridas,
en lo que había llamado «oscuridad»,
encontré una Luz abrasadora
que me guía ahora en la batalla.

Me convertí en una guerrera
cuando me volví hacia mí misma.

Y comencé a escuchar.

Del muro de Dan Tir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *