Hay un dolor mucho más grande que el dolor, y es el hecho de abandonarte a ti mismo.

Respira en tu miedo. Inhala en el mismo centro de tu tristeza. Oxigena tus dudas, tus incertidumbres. Dale a tu ira su lugar. Mantente de pie con toda valentía en tu momento, en cada momento de tu preciosa vida.

Porque eres digno, y completo, y tienes el derecho de existir
exactamente como eres.

No huyas más, amigo. Esos días han terminado.
Jeff Foster

El Miedo aparece a veces con gesto amenazador, gruñido insondable y garras poderosas. También lo hace bajo formas más agradables, plenas de dudas, incertidumbres, traiciones a si mismos.

El miedo tiene miedo hasta de sí mismo, y cuando surge conviene acercársele despacito, para que no se asuste, acariciar su rostro y agradecerle que nos visite.

Visto así de cerca, se convierte en nuestro aliado, en la espuela que permite seguir cabalgando en caminos novedosos, en Luz que alumbra esperanzas, en reconocimiento de lo que valemos, somos y merecemos.

No huyamos más porque esos días se han terminado.

El amor no es algo que se gane; es lo que respiras, es algo que brilla a través de tu piel, iluminando este mundo herido🙏🏻

Leído por ahí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *