Eres tú un regalo de Dios.

Eres un capricho de la Naturaleza, que en un momento de afectación quiso verse envuelta en su propia gloria y en su máximo esplendor, realizada en ti.

Eres la síntesis de todas las virtudes que un mortal puede poseer.

Eres como una fragante y fresca rosa, que perfuma todo el aire que la rodea con sólo insinuar su presencia.

Eres un ángel sin alas.

Un ser casi delicado, pero tan cálidamente real, con la gracia del viento entre las flores, con la serenidad de un cielo de verano, con la majestuosidad de una noche estrellada.

Eres la belleza de un sol que se levanta.

La delicadeza de un lirio.

La elegancia de un cisne.

La blandura de una partícula de algodón y la sencilla libertad de una gaviota en la brisa. Recuerda que eres la mejor creación de este Universo…

Querido amor;

Mi deseo es que este acto de entrega en alma, cuerpo y espíritu sea el inicio de un ciclo amoroso, etéreo, trascendental y en conexión con lo divino.

Que el respeto prevalezca siempre,
Que los malos ratos sepamos sobrellevarlos en absoluta claridad y consciencia,
Que nuestras diferencias sepan sostenernos y aprender uno del otro.
Que continuemos en el camino de la evolución personal.
Que nunca nos falte una sonrisa.
Que no tengamos miedo del futuro.
Que nuestras miradas siempre encuentren un motivo para verse con dulzura.
Que siempre exista un beso de desayuno.
Que sigamos nuestras pasiones y ejerzamos nuestros talentos.
Que jamás dejemos de ser libres.
Que nuestros actos siempre sean esclarecidos por el corazón.
Que la confianza sea la base de nuestras decisiones.
Que la humildad siempre nos acompañe.

Deseo que sepamos recorrer el mundo y nos descubramos uno al otro cada día.
Que nuestro espacio personal sea sagrado.
Que siempre podamos tener una oportunidad más para resarcir las cosas.
Que nuestros defectos sepamos trabajarlos con bondad.
Que nuestros esfuerzos den frutos y vivamos en abundancia.
Que la comunicación sea el camino a cualquier desacuerdo.
Que Dios guíe nuestros pasos con sabiduría.

Que recordemos siempre el motivo porque él estamos juntos.
Que la separación nunca sea la salida.
Que sepamos pedir perdón, que el el ego no domine nuestra vidas ni el orgullo sea el efecto de nuestras palabras.
Que sigamos buscándonos, siempre procurando el camino del reencuentro y cuando debamos partir recordemos que siempre existe un camino de vuelta a casa.

Que este amor sea la brújula a nuestra felicidad.

Así sea, así es, hecho está.

Kok Uhga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *