Perdona a tu mamá y perdona a tu papá, quizá ahora no lo entiendas, pero cada vez

que te lastimaron, te abandonaron, te humillaron te estaban enseñando a ser más

fuerte, más independiente, te enseñaron a marcharte de donde no se te quiere más.

Perdona a tu pareja que te engaño, quizá doliera mucho, pero te estaba enseñando

a poner límites, a amarte a ti por sobre todos los demás y a serte fiel a ti misma.

Perdona a tu compañer@ de trabajo, la envidios@, la que hablo mal de ti, la que te

hizo la vida imposible, ella vio en ti algo que nunca podría llegar a ser y te enseño

que, incluso en tu peor momento, tu luz brilla tanto que lastima la vista de los demás.

Perdona a tus hijas e hijos por las insolencias, las mentiras, el abandono, te estaban

enseñando a soltar tus apegos y a entender que no puedes controlarlo todo, te estaban

enseñando a soltar.

Perdónate por cada vez que te dejaste vencer por el miedo, perdónate por cada error,

pues de no ser por ellos, no serias la persona que eres hoy, créeme, eres maravillos@.

Tu historia es perfecta, tu vida es perfecta y aunque no lo parezca, todo ocurre para

enseñarte algo, para crecer.

 

Que así sea, hecho está!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *