Comienza tu día reverenciando a Nuestro Creador.
Da gracias por la luz, por el día, por el sol que da resplandor y vida… vida para amar y ser amado… con amor puro, amor noble, amor celestial de los seres de luz… que velan por la evolución de la humanidad.

Da gracias por el calor humano, por la brisa, por el mar, por los valles y por toda la Creación. Ven… quiero arrullarte tiernamente y depositar un dulce beso en tu frente. Descansa aquí en mi corazón.

Aspira… aspira profundamente y absorbe mi emanación celestial. Cierra los ojos y percibe con los sentidos de tu alma. Capta la esencia, el fulgor, los colores… Las bendiciones que brotan del corazón de los seres de luz son resplandores de paz, de ternura y de dulzura que produce nuestra entrega a Dios, nuestra entrega sublime a Su Divina Voluntad… ¡Aleluya!… ¡Aleluya!…

Hoy desciendo con júbilo a tu vida para llenar tu espacio con amor. Sé feliz siempre… respeta toda vida en el Universo y así alabarás a Dios. Ahora ven… acurrúcate en mis alas amorosas. Así en vuelo, te llevaré a disfrutar de este día que espera ansioso que lo salgas a conquistar…..

Gracias,gracias,gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *