Cada país tiene un Ángel que vela por él, que responde de la evolución del país.

Nosotros estructuramos la zona geográfica, los límites, la fertilidad o la esterilidad de la Tierra, los avances y la productividad; esto lo hacemos con la sustancia etérea que proveen los habitantes del lugar con sus pensamientos, sus emociones, sus palabras y sus acciones.

De acuerdo con los estados de conciencia de los habitantes se crea el ambiente del país. Cuando hay contaminación moral y física los Ángeles no podemos trabajar y debemos abandonar las esferas humanas, porque un ambiente cargado de energía densa atrae a entes de los bajos planos y son ellos los que se dedican a hacer su labor, pareciera que el humano está a la deriva, sobreviene el caos, la incongruencia.

Los ángeles permanecemos a distancia esperando el despertar de la conciencia y nos permiten intervenir. Hoy necesito de ti para que propagues mi mensaje y toda la nación ore y piense en paz, armonía, felicidad y amor para condimentar así la sustancia para construir un país de esplendor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *