Todo aquello que tú crees y le repites a tu mente, la mente lo toma como una orden. Lo que le dices a la mente subconsciente, la mente lo hace. Para el subconsciente no hay bromas, solo hay órdenes. Si tú dices: “me voy a enfermar”, eso la mente lo toma como una orden y al tiempo te enfermas. Lo mismo: si dices “estoy mal”, la mente lo toma como una orden y hace que te sientas mal.

Dale a tu mente ordenes positivas, creencias de poder: “Mi economía está mejorando”, “yo voy a vender”, “yo soy libre”, “Yo puedo”, “yo soy capaz”, “el dinero viene a mí”, “todo lo que compro me regresa multiplicado”, “Mi salud es buena y soy fuerte.” Tus diálogos internos son más importantes que el dinero que hay en tus bolsillos porque lo que te dices a ti mismo, eso es lo que crees y eso es lo que sucede. La mente es la caja de mando. Recuerda la lección que dice: “quien habla del bien, del bien se nutre”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *