Amado Padre eterno, te pido me bendigas

siempre en mi andar; que cada día sea estar

contigo a mi lado.

Eres grandioso y bondadoso, escucha cada

súplica de mi corazón.

Ayúdame a ser puro de corazón y perdona

cada uno de mis pecados, guíame por donde

vaya; quiero sentir tu presencia a mi lado.

Amén!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *