Padre Eterno bendíceme y lléname con la

luz y guía del Espíritu Santo.

Bendice mi vida y la de todos mis seres

queridos, bríndanos salud, que no nos

falte la abundancia divina.

El amor nos abrace y llene nuestros

corazones de pureza y felicidad.

Ayúdanos a entender todo lo que nos pase

y que con pie firme avanzaremos tomados

de tu mano.

No nos desampares.

Amén!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *