Amado Arcángel Gabriel
En este momento
las murallas de la pobreza se derrumban
Se abre ante mis ojos
un universo lleno de abundancia y riquezas infinitas y renovadoras
que siempre fueron mías
y ahora en este instante
hago uso de ellas

Pido pureza en mi alma y en mi

corazón, has de mi una persona

llena de luz y amor.
Amen, amen, amen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *