Amado Dios, como es costumbre,

yo me acerco hasta ti en esta mañana

para darte gracias por tu bondad, por

tu compañía, por todas las cosas que

me rodean y las bendiciones que hay

en mi vida, que son un signo de tu amor

y de tu maravillosa generosidad.

Amén

Que así sea, hecho está!

Gracias, gracias, gracias♥

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *