Amado Padre tú que nunca me abandonas y

sé que escuchas cada súplica de mi corazón.

Te ruego puedas sanarme física y espiritualmente

Has en mi persona de bien, que tus ojos quieren

ver transformado mi corazón.

Pido la presencia del Arcángel Rafael para que

sea mi guía y me llene con su luz verde de sanación

en el nombre de Jesús, permíteme vivir a pleno

en mi andar,

Te amo

 

Gracias, gracias, gracias

 

Amén!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *