Para explicar un poco sobre eso «Lo que veo en ti, está en mi», he escrito
esta publicación para que comprendas que hay emociones negativas
dentro de ti que necesitan que les prestes atención, las resuelvas y las
dejes marchar.
Recuerda que la vida es tan buena maestra, que te presenta personas
que te ayudan a evolucionar y a aumentar tu nivel de consciencia a lo
largo de tu camino terrenal.
Por lo que te comparto mi experiencia a modo de hacer más gráfica
esta explicación:
Hace algunos años me caía realmente mal una mujer que cambiaba
de novios constantemente, me molestaba el hecho de que se vistiera
muy vulgar y ligera de ropa para mi punto de vista.
Y aquello de encontrarla tan a menudo y tomarme un café con ella ya
era ¡Tierra trágame! porque me daba mucha, mucha, mucha y por si no
lo he escrito bien lo repito MUCHA vergüenza que me vieran con ella por
si se llegaban a pensar que yo era igual.
Pero la cosa no se quedaba allí. También solía juzgarla, criticarla con otras
personas y quejarme de ella constantemente.
Y un día leí una frase: «Todo lo que te molesta de otros seres, es sólo una
proyección de lo que no has resuelto en ti».
Eso ya me encendió totalmente ¿Que yo quiero ser o que soy igual que esa
persona que me cae mal? ¡No! no y no, de ninguna manera cómo voy a querer
yo ser una @»%!!! ni hablar, seguro a Buda le llegó mal el mensaje en una de
sus iluminaciones.
Cuando me tranquilicé y empecé a trabajar profundamente en el tema descubrí
cosas muy interesantes. Lo primero fue que yo me sentía fea y como ella era
atractiva y guapa pues me daba envidia.
También descubrí que si tenía tantos novios era porque estaba necesitada de
mucho amor, dolorosamente yo también estaba necesitada de mucho amor
(aunque lo reflejara de diferente manera) y allí se iba mostrando nuestra vibración
en sintonía.
Luego me di cuenta que ella se vestía con muchos colores y yo con los mismos
3 tristes de siempre y el hecho de que se los pudiera comprar y yo no que difícilmente
llegaba a fin de mes, me generaba mucho resentimiento.
¿Qué hice entonces cuando descubrí estos tesoros?
Bendecirla con amor en todo momento, en lugar de enviarle emociones negativas.
También me puse a trabajar en mi autoestima ¿Porqué me sentía fea? ¿Quién me lo
dijo? y así estuve varios años con mucho trabajo frente al espejo, mis afirmaciones
amorosas para restaurar aquella idea equivocada de otras personas, llorar, llorar y
aporrear cojines para liberar el enfado, el dolor y todo aquello que tuviera que salir.
También aprendí a ahorrar para renovar mi vestuario poco a poco, llenarlo de colores
y las texturas que a mí me gustan. Cambié mi alimentación por una mucho más sana,
hice sólo el ejercicio que me gustaba y cuando yo quería y como parte de magia de esos
lindos milagros que ocurren como en mi interior hubo un cambio, éste se reflejó en mi exterior.
Y sobre todo me dediqué a la meditación en silencio para que Dios, a través de su amor,
sanara las heridas de mi alma que me hacían ver con desprecio a esa chica y me hiciera
consciente que ella también está hecha a imagen y semejanza del amor, pero por su
experiencia de vida y su proceso estaba en otro camino. Ella es Dios, ella soy yo.
Para que te hagas una idea ahora es un subidón pasar cerca de una obra en construcción,
porque los albañiles me dicen todo tipo de piropos respetuosos, antes me veían y se ponían
a trabajar jajajaja.
Seguro te estarás preguntando si uso ropa corta y si tengo varios novios, pues la respuesta
es ¡No! porque aprendí a Amarme, a no compararme con nadie, a dejar de emitir juicios y lo
más importante, aprendí que lo que los demás piensen de mi es asunto suyo, no mío.
Lo que yo pienso de mi o de otros es fundamental, porque todo lo que de mi sale a mi vuelve
multiplicado y esto sí que me importa ahora.
Sobre la chica, sólo puedo bendecirla con amor e inmensa gratitud por mostrarme los tesoros
con lo que yo pude trabajar y mejorarme.
Hace tiempo que no he vuelto a verla, porque mi energía cambió y dejé de vibrar en su
frecuencia, pero sé que sigue en la misma línea que antes, y siempre que pienso en ella o
su nombre viene a mi mente «La bendigo con amor» y le deseo que sea feliz en el tipo de
vida que haya escogido seguir.
También sé que si surge la oportunidad de volver a tomarnos un café podré compartir con
ella y escucharla con amor, ya no con juicios ni crítica, porque yo he cambiado por dentro.
Y ese cambio me ha llevado a estar conectada a mi origen.
Deseo que esta publicación, con un toque de humor, sea para tu mayor bien hoy, que cada
día seas más consciente de tu vida, y sobretodo recuerda bendecir a esas personas que te
irritan con amor, porque te muestran GRATIS el tesoro con el que tienes que trabajar tú.
Además tu tarea no es juzgarlas o rechazarlas. Tu tarea es sanar en ti lo que te ha conectado
con ellas.
Te bendigo con amor,
Autor
Vanessa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *