Un nuevo día es una nueva oportunidad de dedicarnos a cumplir,

a poner en práctica tu palabra, Señor.

Mucho antes de que salgamos de nuestras camas sabemos que

tenemos retos grandes para hoy.

El mundo que nos rodea, aquel en el que desenvolvemos nuestras

tareas, es un mundo que se niega a creer. Son otros sus intereses.

Su mirada no está en la Vida Eterna, sino en lo pasajero, en el éxito

que se mide por lo que sentimos, por lo que adquirimos o por el

poder que tenemos.

Es este mundo, en esta realidad, donde nos llamas este nuevo día a

ser testigos.

Lo enfrentamos, Señor, con el amor a tu Sagrado Corazón que sigue

siendo herido por nuestras indiferencias y pecados.

Hoy, nos proponemos sanar, reparar, amar. (PJÁL)

 

Imágenes de amor para Dios | Imagenes de San Valentin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *