A continuación extractos de la entrevista realizada por Alberto

  1. Fraile Oliver a Deepak Chopra en la Revista Namaste3

—¿Creamos nuestra propia realidad?

—Sí. Este mundo es un espejo de nuestra consciencia. No puedes

verte a ti mismo sin un espejo, y este mundo es nuestro espejo. El

espejo de la consciencia es el mundo que nos rodea.

—¿Tiene algún sentido tratar de cambiar el mundo?

—Si no me gusta lo que me ocurre, no hay remedio externo, sólo

es posible un cambio en la conciencia interna. Todas las relaciones

son un espejo. Aquellos a los que amamos y aquellos que no

nos gustan, son espejos. A través del espejo de las relaciones podemos

ampliar nuestra conciencia. Nos atraen las personas en las

que encontramos rasgos que queremos tener en nosotros mismos.

Y no nos gustan las personas que tienen rasgos que negamos en

nosotros mismos. Al pasar a una conciencia más elevada a través

de reconocer el espejo de las relaciones reconoceremos que la

atención y la intención son los propulsores de la transformación.

Aquello donde ponemos nuestra atención, existe. Aquello donde

quitamos nuestra atención, desaparece. La atención se convierte

en energía que crea las cosas y la intención se convierte en

transformación. Estos son los dos aspectos de la conciencia que

empleamos para manifestar. A medida que empezamos a hacer

esto experimentamos la realización sin esfuerzo. No es nuestro

trabajo cambiar la percepción o nivel espiritual de otros, pero sí

que podemos controlar nuestro propio progreso espiritual.

—¿Estamos en el mundo o el mundo está en nosotros?

—La experiencia habitual nos da la sensación de que existimos

en el universo, de que tú existes en algún lugar en el mundo. Eso

es una mentira. La verdad es que todo el mundo existe en nosotros.

El cuerpo y la mente existen en nosotros. El cuerpo, la mente

y el mundo me ocurren. Tengo la mente y de la mente proyecto el

cuerpo y del cuerpo proyecto el mundo. Es mi conciencia quien

construye el mundo. Tú no estás ahí sino que estás en mi con ciencia y yo estoy en tu conciencia. El lugar en el que yo estoy en

tu conciencia y el lugar en el que tú estás en mi conciencia es el

mismo lugar. No existes tú como un cuerpo físico allí fuera. Mi

cerebro me permite verlo, pero mi cerebro no tiene una experiencia

directa del mundo. Lo único que hace mi cerebro es responder

a la electricidad, a lo químico, a las hormonas… y todo eso te

crea a ti allí fuera. Pero tanto yo que te creo a ti como tú que me

creas a mí, somos una conciencia que está experimentando con

las formas y fenómenos.

—O sea, que todo está conectado.

—Cuando veas algo piensa: ‘eso está en mí. Esos árboles que están

allí fuera son mis pulmones. Si ellos no respirasen yo no respiraría

y si yo no respirase, ellos no respirarían’. La Tierra es nuestro

cuerpo físico, la atmósfera es nuestra respiración, las aguas

son nuestra circulación. No es cierto eso de que yo estoy aquí y el

mundo está allí afuera. Tenemos un cuerpo personal y un cuerpo

universal y los dos son nuestros, tanto uno como el otro. Cuando

nos damos cuenta de que el mundo está en nosotros, tenemos con

él una relación íntima. Además podemos tener un conocimiento

íntimo del mundo, y a partir de este conocimiento alcanzamos la

paz con el mundo. A partir de la paz reconocemos que el mundo,

el universo, es un ser consciente. Es nuestro cuerpo extendido.

Cuando somos tan íntimos con nuestro cuerpo extendido como

lo somos con nuestro cuerpo personal nos habla, nos podemos comunicar.

Cuando entramos en comunión como un ser consciente

nos sorprende con dones en forma de sincronías y de coincidencias

con significado”.

 

Ahora comprendes que todo lo que aparece en tu vida es sólo la

proyección de tus “programas” mentales. Ahora ya puedes elegir

soltarlos y observarlos, o reaccionar y engancharte. Todos tenemos

incorporado un borrador, la tecla de suprimir, pero nos olvidamos

de cómo se usa. También tenemos en nosotros una voz interna

que si prestamos atención, sabe, y nos dice, lo que es correcto y

perfecto para nosotros. A medida que borras esas memorias, éstas

a su vez se borrarán del resto de las personas. Y encontrarás la paz

mental cuando tomes la responsabilidad total.

Jocelyne R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *