Ángel de Luz, tu que brillas para mi y junto a mi. Tú que haces de tu ser el mío,

dejándome por tus ojos ver,

y con tus alas volar,

para así andar el camino correcto,

y de las caídas poderme levantar.

Ángel de Luz,

tú que suavizas mis dolores,

con la sutileza y el vaivén

de tus mágicas alas.

Tú que me velas mi sueño,

tú que cuando tengo miedo me susurras al oído: «Aquí estoy, no temas».

Ángel de Luz, Tú mi eterno, en el Sol,en la Luna, en el viento, en el fuego,

en la tierra y en el aire.

Tú, mi descanso y mi sonrisa.

Gracias por existir.

Gracias a Dios por tú Amor.

Nunca me abandones,

no dejes de estar aquí.

Amén!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *