Jesús, Tu sangre es pura y sana,
que Tu sangre pura y sana circule en mi

organismo enfermo.
Tu cuerpo es puro y sano, que Tu cuerpo

transforme mi cuerpo enfermo
y me otorguen una vida sana y fuerte,
si esa es Tu santa voluntad. Señor mío

y Dios mío, por tu amor y por tu misericordia

sánanos, que somos tus hijos de todas las

enfermedades, especialmente de aquellas

que la ciencia humana no alcanza a curar.
Haz que con tu ayuda conservemos siempre

pura nuestra alma de todo pecado.

Amén!

Así sea, Gracias Padre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *