CONOCIENDO A NUESTRO NIÑO INTERIOR

“Aquello que somos en nuestro interior, aquello en lo que continuamente

pensamos, finalmente se evidenciará en nuestras palabras,

nuestras acciones e incluso, nuestra expresión”

Linda Dillow

Fuente, la divinidad o Dios

A tu niño interior debes hablarle con amor, darle las gracias

y decirle que lo amas, que amas sus memorias, y con esto, estás

realmente limpiando; estás borrando esas memorias dolorosas; le

estás pidiendo que las suelte y las deje ir. Son las memorias que se

repiten y te causan dolor cada vez que las experimentas y vuelven a

ti una y otra vez en forma de problemas, hasta que las liberas cuando

le hablas con amor y compasión, le pides perdón por haberlo

abandonado. Él es el niño en ti que has impedido que se manifieste,

has bloqueado su forma natural de ser, su inocencia, creyendo

tantas cosas malas de él y luego ha sido ignorado y descuidado

todo este tiempo y todas estas vidas. Él es quien aprendió a defenderse

creando las programaciones que ahora a ti te molestan;

él aún tiene en su interior bloqueadas esas memorias tóxicas que

ahora tú vas a aprender a liberar y pedirle que las deje ir.

Pamela Kribbe1, en una canalización reciente de Jeshua, habla

de las emociones, sobre todo del miedo, y explica:

“En tu interior profundo hay un pequeño niño esperando ser

bienvenido y mimado. Él no fue recibido por su madre terrenal de

un modo que lo hiciera sentir verdaderamente amado por quien

él era. Él no se sentía en casa en la Tierra. Él también lleva adentro

angustia de otra vida.

Este pequeño niño se ha sentido traicionado y abandonado por la

vida. Él no está seguro de querer vivir en la Tierra otra vez. Ahora

él te está pidiendo que te extiendas hacia él desde tu corazón.

Tu miedo es su voz llamándote.

Abrazar la vida en la Tierra ahora es abrazar a este pequeño niño

interior.

¿Quisieras que alguna otra persona tenga a su cuidado sus heridas?

¿Quisieras entregar este precioso niño tuyo a otro que no sea

tú mismo? Él te está esperando”.

A tu niño interior le puedes enseñar también que cuando te olvides

de borrar, él lo haga por ti. Con tu niño interior puedes conversar

de muchas maneras, puede ser una conversación mental, lo

importante es tener en cuenta que estamos tratando con una parte

de ti que es igual a un niño pequeño que le gusta jugar, divertirse y

que sobre todo necesita mucho cariño y comprensión. Una forma

de relacionarte otra vez con tu niño interior es volver a ser niño,

sentirte como tal.

A tu niño interior le puedes enseñar también que cuando te olvides

de borrar, él lo haga por ti. Con tu niño interior puedes conversar

de muchas maneras, puede ser una conversación mental, lo

importante es tener en cuenta que estamos tratando con una parte

de ti que es igual a un niño pequeño que le gusta jugar, divertirse y

que sobre todo necesita mucho cariño y comprensión. Una forma

de relacionarte otra vez con tu niño interior es volver a ser niño,

sentirte como tal.

Jocelyne R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *