A todos nos han pasado situaciones incómodas en nuestras vidas, donde hay dos opciones seguir estancados en la rabia el dolor o sanar, perdonar y evolucionar.

Perdonar es una cuestión de amor propio, libertad, Empoderamiento y sobre todo PAZ.

Quizás esas situaciones vividas o personas no merezcan nuestro perdón, pero nosotros si merecemos vivir en paz y en tranquilidad.

Recordar lo vivido y que ya no cause dolor ni malestar es un gran signo de crecimiento personal y evolución espiritual.

Ten presente que perdonar no es para los demás. Es para ti, Recordar sin sentir enojo, libera tu poder. Sana tu cuerpo,mente y espíritu.Perdonar abre la vía a un lugar sereno, en donde puedes seguir adelante en tu camino a pesar de lo que te haya sucedido

¿Y tú ya estás dispuesto a perdonar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *