Para sanar cualquier situación dolorosa, sobre todo a nivel emocional, es necesario trabajar en la aceptación de lo ocurrido, o de lo que está ocurriendo.
Esto implica ir eliminando expectativas y purificando nuestra percepción de esa herida, en varias capas de profundidad.
Los aspectos más relevantes en este trabajo son:
– Soltar la expectativa de lo que «debió ser» y no ocurrió;
– Soltar la expectativa de la reparación,
– Aceptar el proceso tal y como se está desarrollando;
– Soltar la expectativa de cómo manejamos el proceso.
Es esencial que purifiquemos nuestros pensamientos de cualquier juicio asociado a la situación que se desea sanar; eliminar cualquier juicio asociados a las personas involucradas, las acciones que causaron daño y sus actitudes posteriores. También es importante eliminar juicios en cuanto a lo que fueron nuestras reacciones y lo que estamos siendo capaces de hacer en este momento.
Cuando practicamos este estado interno de no-juicio, es cuando estamos generando espacio real donde podemos sanar.
La aceptación es tremenda mente liberadora y se logra eliminando juicios y aceptando lo que es, sin argumentos, sin análisis, sin reservas.
Puedes pedir asistencia al arcángel Rafael para que te ayude con el proceso de sanación que estás experimentando. Puedes pedirle su asistencia en tus oraciones y también imaginando que una luz verde brillante te envuelve y te ayuda a sentir paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *