La magia es una herramienta de transformación personal. Este sencillo ritual emplea hielo como la herramienta con la que podemos cambiar y mejoramos.

Primero, escriba tres palabras que representen tres hábitos o aspectos negativos que tenga. Puede incluir cinismo, celos, hiperemocionalidad, culpabilidad, etc. Mientras escriba, vierta estas cualidades negativas en las palabras y en el papel. Inúndelo de poder personal.

Llene un recipiente resistente al frío con agua. Ponga los dedos de su mano de proyección (derecha) en el agua y diga estas o similares palabras: «Eres un vehículo de transformación». Ahora, coloque el papel en el recipiente de agua. Déjelo en el exterior o póngalo en el congelador.

Cuando el agua se haya transformado en hielo, sáquelo.

Ponga un poco de agua al fuego. Cuando esté hirviendo extraiga el hielo del recipiente (eche un poco de agua tibia sobre el recipiente, si es necesario). Ponga el hielo en el agua hirviendo, diciendo estas o parecidas palabras: «Todo el poder que has sentido, todo tu poder sobre mí, todo el poder lo derrito ahora. Este es mi deseo, así debe ser».

El bloque de hielo se derretirá. Al tiempo que se derrita, liberando el papel que contenía, visualícese limpio y purificado de su problema.

Fuente: SCOTT CUNNINGHAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *