Mereces recibir un tratamiento maravilloso, un cuidado especial, regalos magníficos y todo tipo de mimos del mundo. El precio a pagar por todos estos placeres es tu gratitud, la cual es una onda de dulce energía que conllevan todos estos dones hacia ti y hacia los demás.

Ahora es el momento de trabajar en aceptar con alegría los tesoros de tu vida. La verdadera aceptación significa la gratitud libre de culpa basada en el reconocimiento de que mientras recibes, estás permitiéndole a los demás el placer de dar.

Dar sin recibir es bloquear la abundancia eterna. Y ya que no puedes contener el flujo infinito, rehusar recibir coloca una barrera a tu alrededor. La corriente luego te rodea y se extiende hacia los demás, parece como si te pasara por alto.

Podrías sentir que el universo te ignora, pero en realidad esta acción se deriva de ti.

A través del proceso de mimarte, liberas los bloqueos que hayas podido tener respecto a recibir. Mímate hoy… y todos los días.

Pensamiento del día
Me mimo con extraordinaria atención amorosa.
Me doy el gusto de tomar una siesta, recibir un masaje en los pies o cualquier otro placer especial. ¡Expreso la dicha de ser yo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *